Noviembre

22 06 2009

“Le miraban perplejos. Nadie se le acercaba, porque todos le temían. Él se despertaba cada mañana sin apenas dormir. Le llamaban loco, pero él era sólo valiente. Desnudo, salía cada Noviembre a ver a las flores deshojarse. Arte, le llamaba. La rosa a la azucena. El cardo al zarzal… Todos desnudos al final.

Pero él iba más allá. Continuaba desnudando hasta verle el esqueleto a la ciudad. Relojes sin minutero, muros sin ladrillo, películas sin final…Y cuando consiguió que sólo quedaran la noche, los cuentos, el tacto y las miradas. Ese día, se fijó en como los demás le miraban.

Alguien le encontró agonizando, y con el corazón sangrando. Mirándole a los ojos le dijo: -La revolución está en el arte.- Untó su dedo en la llaga, y pintó su nariz de carmesí. Murió en una carcajada.”

Anuncios

Acciones

Información

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: